Espectáculos en el medievo

Durante este fin de semana hemos podido volver por unos días al medievo solo con acercarnos a la plaza mayor de Benavente. Entre las decenas de puestos hemos podido ver desde todo tipo de bisutería hasta embutidos, pasando por puestos de incienso, instrumentos con formas de animales y marionetas de gomaespuma entre otras muchas cosas. Aunque no era lo único que podíamos ver durante estos días.

Mercado 1

Además de los músicos que amenizaban la visita, la compañía de teatro “La tortuga veloz” ha estado ofreciendo sus actuaciones durante todo el fin de semana. Desde talleres para niños, pasacalles, hasta espectáculos tanto diurnos como nocturnos. Una gran variedad para disfrute de niños y no tan niños.

Mercado 2

Hemos podido hablar con ellos y nos han contado un poco lo que hacen, cómo empezaron y cómo se preparan. Aquí os dejo la entrevista con una pequeña muestra de uno de sus espectáculos. Espero que os guste.

Anuncios

Entrevista a Dani Mateo

El pasado 17 de noviembre estuvo en el Teatro Reina Sofía de Benavente el actor, cómico, periodista… Dani Mateo, con su gira PK2.0.

Ante un teatro casi lleno, en un escenario completamente desnudo y como único recurso su ingenio, Dani entretuvo e hizo reír al público Benaventano durante 2 horas que para nada se hicieron largas.

Aquí os dejo la entrevista que le hice antes de su actuación para el programa de radio que llevamos en clase. Espero que os guste:

Entrevista a Kike del Río

Este fin de semana Benavente ha vuelto al medievo por unos días. Paseando por el Mercado Medieval nos hemos encontrado desde puestos de incienso, queso, un hombre trabajando el cristal… y gente amenizando la plaza mayor. Entre ellos nos encontramos con Kike del Río, un joven de origen madrileño que vive en Altea (Alicante). Se dedica al mundo del espectáculo, llevando su compañía, CIA.PERSONA-JE, por toda España. Entre sus personajes podemos encontrar al faquir Fakiker, al jorobado de la bola Ildefons o a Urcúleo el bufón entre otros. Nos acercamos a hablar con él.

–           ¿A qué edad empezaste en el mundo del espectáculo?

Pues siempre digo que empecé tarde, con 21 años. Pero ahora que tengo 37 veo que no es tan tarde. Pero cuando empecé sí, porque ya llevaba muchos años queriéndome dedicar a la interpretación y no conseguí entrar en una escuela. No tenía dinero ni el tiempo que me hacía falta. Con 21 años arranqué, caí en una compañía y empecé paralelamente a estudiar tanto interpretación como algunas técnicas de circo también, ya que utilizo algunos elementos de este como juguetes de mis personajes.

–          ¿Viajas mucho por España durante todo el año?

Si, cuando hay trabajo sí. Normalmente el trabajo no sale al lado de casa, suele salir donde sale. Ahora a 800km para venir este fin de semana aquí con vosotros a Benavente.

–          La familia como se toma que estéis fuera tanto tiempo.

Pues hombre, duro. La verdad que a veces no es comprensible que uno cada vez que trabaja esté fuera. O sí es comprensible pero no todo el mundo lo entiende de la misma manera. Yo tengo una niña de un año ahora mismo y hay que trabajar, y mi trabajo es este. Yo no puedo decir: no, contrátenme ustedes a 50 km al lado de casa. Aunque sí que estoy actuando al lado de casa, en Benidorm. Ahora en verano tengo temporada también en los hoteles de allí, donde trabajo entre semana actuando. Pero esto es una cadena, cada día estoy en un hotel y con público muy diferente, bastante público familiar y nacional y luego hay parte de hoteles que también es público extranjero, turismo. Y bueno, un trabajito que está al lado de casa, aunque hay otros trabajos más interesantes económica o profesionalmente que te tienes que ir a 800km para hacerlos.

–          ¿Y solo te dedicas a esto o trabajas en alguna otra cosa?

A esto, al espectáculo.

–          ¿Y se puede vivir de ello?

Sí, bueno, yo ya llevo15 años viviendo de ello. Hay temporadas difíciles, pero bueno, también soy un actor, un artista polivalente. Hago un poco de teatro, hago teatro de calle, que es un poco más en lo que trabajo, de lo que más vivo, esta línea de teatro dentro de los medievales o bueno, todo tipo de sectores. Si estuviera en casa esperando a que me llamaran para una serie de televisión, un personaje fijo, o una película tras otra pues probablemente no me hubiera dedicado solamente a esto. Pero al tocar tantas puntas, si no sale una cosa pues sale otra. Y eso hace que uno pueda vivir de su trabajo aunque sean diferentes medios. Unos te gustan más, otros menos, unos los disfrutas más una temporada, otros otra. Pero siempre manteniendo las puertas que te interesan abiertas.

–          ¿Tienes lugares fijos contratados o buscas constantemente donde actuar?

Yo particularmente soy una compañía independiente, pero el resto de las compañías funcionan igual. Como cualquier empresa, tienes que vender tu producto. Hay que estar mandando dosieres, mandando vídeos, llamando, contactando con organizadores, contactando con ayuntamientos, mandándoles el material, negociando cachés y eso. Como cualquier producto, como cualquier compañía, como cualquier artista, vamos. El medieval no deja de ser un negocio como cualquier otro, para todos los elementos.  En este caso  se trata de recrear una época y llevar a ese pueblo a que vivan sus sitios cotidianos, sus plazas, sus calles, pero con una fiestas diferente a la que viven habitualmente.

–          ¿Los espectáculos los creas tú?

Son creación mía. Me gusta en esta línea. Igual que trabajo como actor para otras compañías e interpreto sus personajes, luego como compañía, como director digamos, pues creo también. Como guionista, director, productor y un poco todo, me creo mis ideas, las construyo, las diseño, las ensayo y las pongo en marcha.

–          La duración cuánto suele ser más o menos de cada una.

Pues entre media hora y una hora. Hay pases que son itinerantes, que son más improvisados con el público. Con el jorobado de la bola, que es mi personaje principal dentro de los medievales,  tiene esas dos versiones: hace un pase itinerante por el mercado, normalmente acompañado de los músicos que hoy se han marchado ya, pero vamos, estos días he estado con ellos con el otro personaje que también saco con la bola, el bufón Urcúleo.  Entonces tanto con el bufón como con el jorobado hago pases itinerantes, pero luego el jorobado tiene su historia, que es un espectáculo de 40 minutos, cuenta su historia y hace varios números.

–          ¿En qué te basas a la hora de elegir a voluntarios del público?

Va surgiendo. Siempre hay gente que te da una vibración de que va a poder surgir algo. Es un contacto muy rápido, pero la verdad que por suerte en nuestro trabajo la gente es bastante abierta con estos personajes, con el teatro en sí mismo, es una parte de magia que tiene. Te puedes comunicar con la gente desde los personajes a un nivel que de persona a persona probablemente nunca podrías establecer esa comunicación y ese contacto.  La forma en que les toca mi jorobado o el bufón, o cualquiera de mis personajes, jamás podría tocarles Kike. O decirles lo que les dice. Mis personajes pueden decirles cualquier cosa, siempre con gusto y con cariño, pero a veces se crean situaciones muy fuertes. La verdad que este personaje por ejemplo, el Jorobado de Ildelfons, su obsesión son los pies de las mujeres. Entonces a cualquiera en un momento dado le va a descalzar y le va a acariciar sus pies, le va a contar sus deditos, le va a besar… Es algo muy violento y que a lo mejor uno, si no estuviera interpretando, no se atrevería a hacer, o tampoco te dejarían.

–          ¿Alguna vez te ha pasado alguna anécdota curiosa con alguien del público?

Si, muchas veces. Hay anécdotas con esto de los pies por ejemplo. A veces me encuentro con pies que no son muy agradables. A lo mejor piensas que sí porque eliges a una mujer que crees que no está mal y luego te llevas la sorpresa. Al jorobado le gustan un tipo de mujeres y a mí me gusta otro, o sea que no elijo normalmente que sea una modelo, no elijo que sean super pivas. A veces sí, a veces hay alguien más bello o alguien que no, pero sí me ha sorprendido a veces eso, quitar un zapato sobre todo en invierno y de repente encontrarte con algo más desagradable de lo que te esperabas.

–          Próximas acutaciones o proyectos que tengas en mente.

Pues la próxima en un pueblo de Zaragoza dentro de dos semanas y luego para septiembre vuelvo para esta zona, para Vitoria, León, Soria capital… Y entre tanto pues terminar de rodar una película, estamos terminando ya Valiant el Vampiro, una película independiente que estamos rodando en Valencia y que ya estamos casi acabando y bueno, varias cositas. Hay un corto también que acabo de terminar y una obra de teatro que me están escribiendo un autor alicantino y que ya me tengo que poner a ensayar con ello. Ensayando otra obra que es un texto de Chéjov, “El oso”, que también la queremos estrenar ahora para mediados de septiembre y estamos ensayando. Así que nada, muchos proyectos diferentes, entre unas cosas y otras.

– Pues que tengas mucha suerte con todos tus proyectos y muchas gracias por concederme esta entrevista.

Muchas gracias a tí por interesarte en mí. Un saludo.

Entrevista a Carlos Coomonte

“El cine empezó en blanco y negro, sin audio, con un pianista haciendo la banda sonora y yo creo que en 2012 ya va siendo hora que las tecnologías vayan llegando al mundo audiovisual”

Se define a sí mismo como “Singer, compositor y motion designer”. Desde pequeño, Carlos Coomonte creció rodeado del mundo audiovisual gracias a su padre, que comenzó trabajando para la “BBC” (bodas, bautizos y comuniones) y ahora es el director de Benavente T Ve televisión. “Creas que no, de todo ese mundo vas aprendiendo”. Aunque se especializó en Composición Musical, por su labor en la televisión, Carlos se dedica también a las labores de creativo sin dejar nunca de lado el mundo de la música. Hoy he tenido la oportunidad de hablar con él y consultarle algunas dudas que me rondaban por la cabeza.

Soraya: Algo que mucha gente piensa es que en España vamos muy por detrás de Estados Unidos en cosas como efectos especiales. La gente prefiere ver películas americanas y no muchas veces cine español porque no tienen la misma calidad según ellos.

Carlos: Es paradójico, pero yo creo que para nada estamos por detrás de Estados Unidos. Paradójico, porque prácticamente los directores de efectos especiales de 3D, de animación, allí, son españoles. Es curioso que allí seamos valorados como animadores de 3D y grafistas de lo mejor a nivel mundial y que luego en España tengamos ese concepto. Yo creo que el problema de esa idea viene por parte de la poca inversión y la poca credibilidad que se le da a la producción “made in Spain”. Tenemos muy buenos compositores y directores aquí, pero yo creo que se le da muy poca oportunidad a nivel nacional a toda esta gente creadora. Yo mismo me pongo por ejemplo. Tú puedes estar un día componiendo una banda sonora para un corto de 5 minutos que es bestial y al día siguiente estás haciendo una banda sonora para el Real Madrid por ejemplo. Sin embargo allí no. Hollywood mide muy bien a la gente que contrata y sabe qué hace y hasta dónde puede llegar esa gente.

Soraya: ¿Crees que se abusa mucho de la postproducción y de los efectos especiales hoy en día en cine?

Carlos: Yo creo que no se está abusando para nada. Hoy en día la gente va al cine a disfrutar de algo que no puede tener cotidianamente. En las grandes superproducciones, el Chroma pasa de  un primer plano a un recurso a mayores en la postproducción de vídeo. Lo que es un plató completo de Chroma, cada vez se utiliza menos, ahora lo que estamos viviendo es una adaptación de éste a la grabación cotidiana. Podemos tener una plena gran vía de Madrid y media calle con un panel de Chroma. No se abusa de él. Antes se hacía para ahorrar costes. Utilizabas un plató de Chroma para generar una calle o una ciudad, pues solo el desplazamiento de actores, material técnico, era imposible, entonces los llevabas a todos a un plató de Chroma y generabas la secuencia, pues en un día la podías hacer de 40.000 maneras.

Una buena incrustación o un buen efecto de Chroma es complicado de hacer. Que tú veas una película y cuando te hacen el breakdown de una película digas “anda, ¿pero esto era Chroma?” pues eso es de lo que se trata. Se graba mucho en Chroma en la calle por la iluminación. La iluminación natural en un Chroma no la tienes que simular con luz artificial. La temperatura de color, luego tienes que hacer un etalonaje para que cuando el espectador lo vea crea que está en la calle viéndolo.

Soraya: ¿Nos puedes hablar de alguna película que sea bastante conocida y que se puedan ver algunos fallos considerables de postproducción?

Carlos: La verdad que mucho tiempo para ver cine no tengo, pero grandes producciones de millones y millones  de recaudación, por ejemplo, El señor de los anillos. Tienes escenas donde vemos Chromas que parece que tenían prisa por acabarlo. De repente puedes ver un plató completo en Chroma con una incrustación de un paisaje de Irlanda y luego resulta que ves ahí a un Frodo subido en un árbol,donde se nota una diferencia de color del background al primer plano bestial. Puedes ver hasta pixelaje del Chroma en el propio pelo.

Pero a la hora de la verdad sí que es cierto que la gente que va a disfrutar del cine no se fija, es decir, la gente va a ver una buena película. Yo tengo amigos que una película que tiene una buena producción de efectos especiales no va a verla porque busca un buen guión, y luego tenemos el público que va a entretenerse y lo que busca pues es salir del cine asutado, decir “vaya película que he visto”. Las dos opciones son buenas, pero yo creo que si tienes buenos efectos especiales, un buen guión y tienes una buena dirección artística, un buen director de fotografía y de efectos especiales, una buena banda sonora y está todo en perfecto equilibrio, “chapó” por la película. Pero en “El señor de los anillos” no sé realmente, con la cantidad de presupuesto que se invirtió en esa película, como pudo pasar esas escenas.

Soraya: Hemos hablado de la postproducción del vídeo, pero en el tema del audio también hay, y bastante.

Carlos: El audio es de hecho donde más postproducción hay. El audio, y sobre todo el que está capturado en malas condiciones, por ejemplo a lo mejor tenemos un sonido de pértiga que ese día hacía un viento enorme y que con el antipop o el pelucón no lo quitamos, y ese audio hay que corregirlo, hay que ecualizarlo bien, masterizarlo, limpiarlo, igual que una banda sonora. A lo mejor lo que tienes en una banda sonora en el último momento el director se añade dos minutos porque lo ve cojo y ya tienes que cambiarlo todo, más que postproducción es un poco “albañilería del audio”.

Soraya:  Has hablado de bandas sonoras y tú te dedicas a componer, ¿cómo te pones a la hora de decir, tengo que hacer la banda sonora para este corto? ¿En qué piensas para decidir si queda mejor un tipo de melodía u otro?

Carlos: No es lo mismo componer una canción para un público que componer una banda sonora. Lo que es la “inspiración divina” nunca la tienes. Sí que puedes tener días mejores y días peores, pero en eso influye mucho el estado de ánimo que tengas. Antes de empezar a componer una banda sonora para un cortometraje siempre tienes una pequeña reseña del director, que te va a dejar el previo montaje y tú vas a ir componiendo sobre lo que vas visualizando. En el guión , tienes unas pequeñas anotaciones del carácter que quiere destacar. Con eso, a un buen compositor no le hace falta nada más. Pero al final sí que es verdad que la labor del compositor musical está a la hora de armonizar y tener una buena armonización acorde al montaje de vídeo. Es complicado decir “bueno, voy a hacer una composición musical para una película y voy a hacerla a mi gusto”. No puedes, ya que evidentemente hay un guión, un guionista, un director y ellos saben mejor que tú el carácter que le quieren dar a la obra.

Llevamos unos años que la banda sonora original tiene mucho mayor peso en el cine. Películas como Gradiator o como hemos dicho, El señor de los anillos, llevan una banda sonora que me atrevería a decir que es el primer plano de la película. Yo no me imaginaría El señor de los anillos sin una banda sonora potente o Gladiator que el 70% de la película es banda sonora. Ahí Hans Zimmer es una persona que desde el primer día supo lo que quería hacer y a lo que dedicarse y lo ha encontrado. El director tiene peso en la banda sonora, pero un buen compositor preparado y reciclado, no tiene ningún problema. Se compone, y además si tienes la imagen y lo que te está transmitiendo el vídeo, es fácil.

Soraya: Parte de tu labor en la televisión es la de hacer anuncios. Cuando llega una persona y te dice “quiero un anuncio para un coche o para una empresa”  pero no te dicen exactamente lo que quieren, ¿Qué haces?

Carlos: Desgraciadamente la mayoría de anuncios y producciones de anuncios televisivos suelen ser así. Yo lo prefiero antes que el típico “anuncio escaparate”. Llamo anuncios escaparate a “cógete la cámara y vete al establecimiento con las cuatro tomas que coges” y ya tienes el spot hecho. Tengo clientes que lo único que me facilitan, y a veces ni eso, es el logotipo de la empresa. Y tampoco te dicen lo que quieren destacar, lo que quieren resaltar, ni lo que quieren llegar a vender. Ellos lo dejan en tus manos y las palabras que suelen decir todos son “quiero un anuncio impactante” Yo suelo recurrir al grafismo, es decir, a hacer un buen gráfico. Pues desde hacer una formación del logotipo, algo que sea inusual, que no esté visto, y evidentemente el mayor peso del spot lo dejo en la música, en la banda sonora. La gente llega a ver el spot, con lo que te digo, una animación normal y corriente, a veces un ligero texto en 3D que se va formando, que no tiene mucha complejidad pero que tiene un alto poder en la banda sonora. Con una pequeña animación de vídeo y una buena música el cliente el 100% de las veces sale asustado.

Soraya: Y dices que también te dedicas al tema del diseño… ¿qué prefieres diseñar cabeceras, logos, anuncios… o la música?

Carlos: Prefiero hacer música. Lo que es el mundo audiovisual, la música siempre me ha apasionado, de hecho me especialicé en composición musical y no pasan las horas componiendo. Puedo perder los días de mi vida delante de un piano.

A nivel de vídeo me gusta muchísimo desarrollar lo que es la logística corporativa de una empresa. Me gusta porque te deja desarrollar el 100% de una creatividad audiovisual, desde la música hasta el propio logotipo,  el carácter que le quieres dar. Es lo más complejo que se puede llegar a crear, y lleva muchísimo tiempo. Es lo que más me gusta, porque intentas abrir nuevos mundos, explorar soft que a lo mejor has oído y que te puede venir bien.

En realidad para dedicarse a lo que yo hago te tiene que gustar un poco todo. También puedes llegar a odiarlo, pero cuando haces un trabajo muy bueno ahora y dentro de 3 años lo vuelves a ver, lo recuerdas, te transportas a aquel trabajo que hiciste y que fueron sangre, sudor y lágrimas y te sale el buen sabor de boca, de decir, pues mira, eso es lo que hice hace 3 años y orgulloso de hacerlo y bien.

Soraya: Y ya para terminar, ¿dónde te ves de aquí a diez años? Si tuvieses la oportunidad de irte a Estados Unidos ¿te irías sin pensártelo dos veces?

Carlos: He tenido ofertas, pero de momento dentro del país, y no las rechazo ninguna, siempre intento hacer un  acuerdo al 50%. Hay mucha gente que deja toda su familia y su calidad de vida por ganar un poco más y estar vendido en algún lugar. Hay una revolución en internet que te permite trabajar desde casa si tu trabajo no te requiere una presencia física. Hoy en día tenemos unos recursos desde FTPs a anchos de banda enormes que te permiten trabajar simultáneamente con personal que está en Madrid, en Estados Unidos, en China. Hoy en día yo estoy haciendo música para productores musicales de Madrid y yo la hago aquí, en Benavente. Puedes ser un completo desconocido en tu ciudad, que nadie lo sabe, pero sí que eres un gran conocido en el mundo en que estás trabajando. Y todo lo debemos a una revolución tecnológica completamente.

Que de aquí a 10 años donde estaré, pues no lo sé. Yo lo que sé es que cada día viajo más. Cuando trabajas en esto, lo mejor es tener  tu empresa y tu productora y dedicarte a hacer cosas para un lugar que tengas predeterminado. Yo he hecho cosas como la música para un documental de ferris de Londres, hasta una composición para el Real Madrid en mi ciudad. No hay límites realmente en el mundo. Tienes que viajar mucho pero al final sigues trabajando en tu hábitat. Que el día de mañana sale una oferta, pues bueno, me lo plantearía y vería condiciones, lo que miraríamos un poco todos. Pero no me importaría vivir al lado de la costa la verdad, el mar relaja mucho y esta es zona de secano.

Soraya: Muchas gracias, Carlos, por concederme esta entrevista.

Carlos: De nada, un placer.