“Quédate Conmigo” se queda con el décimo puesto

Ayer pudimos ver, gracias a Televisión Española, el festival de Eurovisión que este año se celebraba en Bakú (Azerbaiyán), y en donde Pastora Soler y su “Quédate conmigo” quedaron en décimo lugar, puesto que no conseguíamos desde 2004.

Y es que este año, para mi gusto, había canciones bastante buenas, aunque nuestra representante no se quedó muy atrás. Me atrevo a decir que su puesta en escena, sencilla pero elegante, estuvo impresionante, al igual que su tranquilidad en el escenario. A eso le sumas el chorro de voz de la cantante y obtienes muy buenos resultados. Quizás hubiese cambiado el vestuario y la peluquería, que no me parecían demasiado bonitos, pero bueno, es mi opinión, y yo no soy estilista.

España lo hizo bien, lo admito, pero si me tengo que quedar con un país, ese es Suecia, y no porque haya sido el ganador. Antes de que comenzaran las votaciones ya me dio la sensación de que iba a ganar sin haber visto previsiones anteriores. Al igual que nuestro país, Suecia optó por una puesta en escena bastante sencilla pero con mucha fuerza, una fuerza que introdujo su cantante, Loreen, que supo sacar partido a esa gran canción. Y es que según he leído en algún artículo, los suecos estudiaron muy bien lo que les podía dar el escenario y luego aplicaron sus conocimientos. Y les salió muy bien el esfuerzo. Tan bien, que les llevó a conseguir 372 puntos, 100 más que el siguiente país, Rusia, cuyas abuelas no me convencieron para nada… y es que vale que pueden dar ternura porque son señoras mayores, pero sinceramente, la canción no valía para mucho. En momentos como este te paras un poco a pensar si en verdad lo que importa es la canción o vale más todo lo que la acompaña…

Pero si algo me sorprendió, y de verdad, fue todo el trabajo que hay detrás de todo este espectáculo. El lugar, el escenario, la cantidad de focos… impresionante. Me encantaría poder asistir a un evento como este en directo. El escenario este año era enorme, con luces de led en el suelo, y con accesorios como el fuego, acorde con la temática de Azerbaiyán y ventiladores. Y sobre todo la realización tan ensayada. Me sorprendió de verdad.

También me llamó muchísimo la atención el momento de las votaciones. Ese momento en el que el representante de cada país comparte pantalla con los presentadores y dicen los resultados. En verdad se nota muchísimo la crisis en algunos países, porque hubo unos cuantos que tenían a becarios haciendo el crhoma key de los representantes, y si no era así, parecía que estaban hechos a prisa y corriendo. En serio, y no es por ofender, pero estaban peor que cuando estuve de prácticas en la televisión y me tocó hacer mis primeros Crhomas…

En fin, este año tampoco hemos ganado. Quizás deberíamos aprender un poco de los suecos y estudiar un poco qué es lo que podemos hacer para por fin, después de tantos años que no lo conseguimos, poder ganar este festival.

Anuncios